09 de Agosto, 2017
Sin Cordero de Dios inaugura en el Museo de Arte Contemporáneo

Caracas, 7 de agosto de 2017 (Prensa FMN)  Sin Cordero de Dios se titula la exposición de Eduardo Azuaje que inaugurará este domingo 13 de agosto, a las 11 de la mañana en el Museo de Arte Contemporáneo, MAC de la Fundaciión Museos Nacionales, bajo la curaduría de Luis Velázquez.

Las obras, esculturas de gran y mediano formato, relacionadas con el universo figurativo, vinculan de alguna manera la muerte y las formas orgánicas que de ella pueden surgir. Huesos de animales como chivos, vacas, caballos y burros recolectados en vertederos y fincas (fémures, cráneos, quijadas y costillas), cobran las dimensiones humanas de piernas, brazos, torsos, cabezas y una maleta que anuncia el viaje sin retorno.

El proyecto, según el artista, puede relacionarse con el texto bíblico de Ezequiel, donde el Dios lo llevó a un valle lleno de huesos secos y le indicó que profetizara sobre ellos: “diles: “¡Huesos secos, escuchen la palabra del Señor!  Así dice el Señor omnipotente: ‘Yo les daré aliento de vida, y ustedes volverán a vivir.  Les pondré tendones, haré que les salga carne, y los cubriré de piel; les daré aliento de vida, y así revivirán. Entonces sabrán que yo soy el Señor’ ”.

Explica: “recolecté los huesos, los limpié, depuré, desarmé, les di vida estética y realicé formas humanas, es decir, fue algo que fomentó una especie de relación y sensación entre la vida y la muerte”. Enfatiza que cuando habla de que son formas que no tienen existencia ni sangre ni tejido ni órganos, se refiere a la muerte y habla de vida cuando los elementos se llenan de espíritu y sensación.

Opina que su propuesta enfatiza en el caos mundial y el desplazamiento provocado por circunstancias políticas, económicas y el terrorismo, entre otras, “experiencias que hacen que en el camino queden fragmentos del ser humano y quiero que esas experiencias queden reflejadas en un espacio donde todo está dispuesto arbitrariamente para encontrar una respuesta social”.

Oriundo de Pariaguán, estado Anzoátegui, Azuaje asegura que sintió pasión por las artes plásticas a temprana edad, llegó a Caracas a los 17 años con el firme propósito de estudiar en la Escuela Cristóbal Rojas, contando con uno que otro pasaje en la Casa de la Cultura de su pueblo natal como única experiencia. Pronto vinieron participaciones en salones y bienales y un segundo premio en Bolivia.

“Exponer en el MAC, es un honor porque este museo es referencia para el arte contemporáneo en Latinoamérica y el mundo, es una oportunidad para mostrar una propuesta que rompe con el mercado y está más conectada con el arte. El arte sin duda es un hilo conductor que ayuda a entender y desarrollar la sociedad” explicó. FIN/ Teresa Quilez