11 de Agosto, 2017
Obra de Miquel Navarro deleitará en agosto a los visitantes del MAC

Caracas, 7 de agosto de 2017 (Prensa FMN)  Tres esculturas de Miquel Navarro son exaltadas por el Museo de Arte Contemporáneo de la Fundación Museos Nacionales como La obra del Mes de agosto. Las piezas del artista español parecen remitir al público a una de sus afirmaciones: “la escultura tiene que salir del suelo lo mismo que crecen las plantas de él…”

Las tres esculturas en aluminio de la colección Fundación Museos Nacionales-Museo de Arte Contemporáneo, elaboradas en 1996 son:

Noche divergente, que se erige cual obelisco; como un centinela coronado con una media luna, detalle recurrente en los trabajos de Navarro y con puntas a un costado a modo de pequeños brazos con movimiento.

Embudo con alas, donde se repite el rasgo de tótem, sin embargo, lo resaltante de esta torre es su deliberada inclinación, con una barra de contrapeso que sugiere la aguja de un reloj de sol adherida en la parte superior, sustentada sobre una base de donde se desprende una delgada barra que sostiene dramáticamente la torre.

Larva, título que nos acerca al mundo de la fauna, de forma tubular y orgánica, similar a una crisálida en proceso de eclosión, con dos elementos en la parte más ancha que brotan como extremidades o aletas.

A juicio de Luis Velázquez, curador del MAC: “la ciudad es un tema característico en la obra del artista, siempre forjada sobre la superficie del suelo de donde, definida de manera rigurosa en cuadrículas, se desprenden algunas formas verticales de corte minimalista concebidas a su vez por elementos geométricos.”

Navarro desarrolló su trabajo artístico en diferentes medios plásticos, tomando entre ellos la acuarela y la pintura, para posteriormente consolidarse de manera categórica en la escultura. 

Casi todas las vanguardias de principios de siglo XX; la rusa, la alemana y la francesa, ejercieron gran influencia en su trabajo. Sus obras escultóricas, que rebasan el interior de los museos, permiten establecer una interrelación con los habitantes que convergen en el espacio urbano, estas estructuras dan la bienvenida al museo por su puerta norte y toda la familia está invitada a contemplarlas junto a los otros muchos tesoros que resguarda el MAC de la Fundación Museos Nacionales. FIN/Teresa Quilez